Tus dudas — 12 abril 2009
CON LA LEY DEL 85 en España el aborto seguia siendo un delito, salvo en los tres supuestos establecidos en la ley.
Ese sistema sistema regla-excepción (delito-indicaciones) se sustituyo en 2010 por un modelo de plazos, que garantiza a las mujeres la posibilidad de decidir libremente sobre la interrupción de su embarazo durante la primera fase de la gestación. Es decir, por primera vez se prima el derecho a decidir de las mujeres y se despenaliza la interrupción del embarazo en las primeras semanas de gestación y en las indicaciones establecidas por la ley.
Ello es compatible con el debido control de legalidad. Los tres requisitos generales son:

  1. Consentimiento expreso de la mujer embarazada,
  2. práctica de la prestación por un médico o bajo su dirección
  3. que lo sea en centro público, concertado o privado acreditado.
La práctica de la IVE esté supeditada a dos requisitos más de naturaleza procedimental:
  1. Por una parte, la entrega a la mujer de información neutral relevante a la que tiene derecho (ayudas publicas a las embarazadas y cobertura sanitaria de la gestación y parto, derechos laborales a la maternidad, centros para la practica de la intervención y su cobertura, aspectos de la intervención, métodos anticonceptivos, etc.)
  2. establecimiento de un período de reflexión (de al menos tres días) antes de la prestación.
Según la ley, estos requisitos garantizan el cumplimiento por parte del Estado del especial interés por la vida prenatal sin interferir en la autonomía de la mujer en su decisión.
El sistema se complementa por un número limitado de indicaciones destinadas a resolver algunas situaciones relevantes y extremas de conflicto que pueden presentarse una vez superado ese plazo inicial.
En concreto, se permite interrumpir el embarazo hasta la semana 22 de gestación en dos supuestos:
  1. Cuando exista un grave peligro para la vida o la salud de la embarazada y así conste en un dictamen emitido con anterioridad a la intervención por un médico especialista distinto del que practique la intervención.
  2. Cuando se detecten graves anomalías en el feto y así conste en un dictamen emitido con anterioridad a la intervención por un médico especialista distinto del que practique la intervención

En caso de riesgo grave para la vida de la mujer embarazada, o cuando se detecten malformaciones fetales incompatibles con la vida, circunstancias ambas debidamente acreditadas con anterioridad, la IVE puede llevarse a cabo en cualquier momento.

Related Articles

Share

About Author

admin

(0) Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>