Tus dudas — 12 abril 2009

En la anterior legislación las mujeres menores de edad en nuestro país podían abortar con el consentimiento de sus representantes legales.

La ley de autonomía del paciente, establece actualmente que el consentimiento de un menor es relevante respecto de cualquier prestación sanitaria con tal de que comprenda el acto medico al que se somete.

Por ejemplo, un menor puede ser donante, operarse una apendicitis, o someterse a cualquier clase de cirugía plástica. Sin embargo, se exceptúaba la validez de su consentimiento si lo que pretendía es llevar a acabo una IVE. Según esa ley para una interrupción del embarazo se consideraban 18 años la edad mínima para decidir autónomamente. La exigencia del consentimiento paterno, por tanto no era coherente con la regulación general del consentimiento de menores en materia de intervenciones clínicas.

Esa Ley modificada en 2002, choca frontalmente con la capacidad jurídica y de obrar que, en general, se reconoce a los menores a partir de cierta edad y, desde luego, de los 16 años. Si tienen responsabilidad penal, si pueden por si solos casarse y tener hijos, deben poder decidir si interrumpen un embarazo no deseado.

Se recuerda que la legislación civil permite el matrimonio de menores emancipados a partir de 16 años e incluso a los catorce con dispensa judicial. E igualmente se reconoce la plena libertad sexual de los menores a partir de los 13 años, edad en la que pueden consentir relaciones.

Por lo anteriormente dicho en la legislación actual se ha reconocido la autonomía en la decisión a partir de los 16 años.

Related Articles

Share

About Author

admin

(0) Comentarios

Comments are closed.