General Nacional — 01 marzo 2012

“Tenemos datos preocupantes sobre el incremento y aparición de nuevas infecciones”, ha señalado Ángeles Díaz Pardo

La intención de derogar la Ley de salud sexual y reproductiva y de interrupción voluntaria del embarazo anunciada por el Gobierno central ha sido llevada este miércoles a la Cámara gallega a través de una iniciativa del BNG, que pedía “decir que el Parlamento de Galicia” no estaba a favor de esta actuación. Sin embargo, los populares rechazaron esa propuesta y, durante su intervención, advirtieron de un “incremento” de infecciones de transmisión sexual y “nuevas infecciones” por el “uso descontrolado” del aborto y de la píldora poscoital como “método anticonceptivo”.

“Tenemos datos preocupantes sobre el incremento y aparición de nuevas infecciones”, ha señalado la parlamentaria del PPdeG Ángeles Díaz Pardo, quien ha concluido que “evidentemente” se deriva de la necesidad de mejorar las medidas de educación sexual y por “la utilización incontrolada de la píldora poscoital autorizada por el desgobierno socialista y la interrupción voluntaria del embarazo como métodos anticonceptivos”. Además, la parlamentaria popular mostró su postura en contra de la ley de plazos señalando “hicieron 14 semanas, ¿por qué no 12?”. En este sentido, ha indicado que es una “decisión arbitraria” y ha asegurado que la tendencia es disminuir los plazos. “No podemos apoyar la no derogación”, ha señalado Díaz Pardo.

Díaz Pardo también ha considerado una “aberración” que, como permite la ley de 2010, las menores de 17 y 16 años pudiesen abortar sin la autorización y sin conocimiento de sus padres. “Es un atentado contra la patria potestad de los padres”, ha recriminado Díaz Pardo, quien ha considerado que ello “priva del asesoramiento, consejo y apoyo de las personas más cercanas” a las mujeres en esa situación.”Nunca el Estado puede suplir la labor de la familia”, ha insistido la diputada del PPdeG, quien ha avisado a los grupos de la oposición que “la familia sigue siendo la que da solidez” a las relaciones personales.

Sin embargo, la diputada nacionalista que impulsó esta iniciativa, Ana Pontón, ha calificado de “paso atrás muy fuerte” la derogación de la Ley de reproducción sexual de 2010, y ha advertido de que “la moral no tiene que estar en las leyes”.

Asimismo, afeó la “hipocresía” del PPdeG en este ámbito, ya que, mientras que mantiene esta postura, no promueven ayudas para que las mujeres que decidan tener sus hijos puedan mantenerlos y se lo “ponen más difícil” con cuestiones como la reforma laboral, que es un “ataque frontal a los derechos de las mujeres” en ámbitos como la conciliación. “Los niños además de gestarlos, nacen y tienen necesidades”, ha ilustrado.En esta línea, ha avisado de que si les “preocupasen” las madres corregirían los “problemas” de la Risga, no subirían las tasas de las escuelas infantiles y “no suprimirían” actividades extraesecolares.

Pontón ha lamentado que el PP apueste por que “los hombres, los padres decidan sobre las mujeres” y ha replicado que la ley lo que permite es que las mujeres adopten la determinación de seguir adelante con el embarazo o interrumpirlo. “La ley no obliga a nadie, obligar a abortar es un delito recogido en el Código Penal”, ha espetado a la diputada del PPdeG. “Las razones son personales, íntimas, y no hay por qué justificarlas ni ante un médico, ni un juez ni el compañero”, ha remachado la portavoz del Grupo Parlamentario del BNG, quien acusó al PPdeG de fomentar una política para subvencionar a entidades como el “Opus Dei o la Red Madre”.

Por su parte, la diputada socialista Carmen Cajide ha defendido que “no se trata de estar a favor o en contra del aborto”, sino de “respetar el único poder” de las mujeres que es la maternidad. “De ellas debe ser la decisión de ser madre”, ha proclamado.

Related Articles

Share

About Author

(0) Comentarios

Comments are closed.