General Nacional — 25 marzo 2012

Estadísticas oficiales

Los datos publicados por el Ministerio de Sanidad para los últimos seis años muestran un aumento progresivo de las tasas de aborto entre las mujeres españolas. En el transcurso del año 2010 en el que se puso en práctica la nueva normativa, el aumento de interrupciones voluntarias del embarazo no fue pronunciado sino acorde con este aumento progresivo.

En lo referente a la polémica de los menores de edad se observa que el número de abortos realizado entre los menores de 19 años tampoco se ha visto fuertemente incrementado con la puesta en marcha de la ley actual.

El 90% de las mujeres que deciden abortar en este tramo de edad cuentan con el apoyo de su padres, únicamente una minoría necesitan atenerse al caso particular contemplado por la ley en el que los padres, siempre informados de la intervención, no pueden oponerse a su realización.

 

Última reforma de la ley
La reforma de la ley de los tres supuestos de 1985 por la ley de plazos de 2010 en la que se permite el aborto voluntario a petición de la mujer en las 14 primeras semanas también se manifiesta en los datos ofrecidos por el Ministerio de Sanidad.

Se observa que el grueso de mujeres que se atenían al supuesto de “riesgos para la salud de la madre” ha sido reducido a lo largo del año 2010. A este supuesto se atenían el 90% de las mujeres para ser intervenidas.

Para la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo (Acai), el reformar la ley vigente supondría una vuelta atrás. “Regresar a una ley de supuestos implica no solo ningunear la decisión de la mujer sobre su gestación.

Para Acai, la intención del Gobierno del PP de modificar la actual Ley “también instaura la inseguridad jurídica para mujeres y profesionales”. “Se seguirán produciendo abortos exista o no exista una ley adecuada”.
A su juicio, una reforma que despenalice parcialmente el aborto hará que las mujeres que no se atengan a uno de los tres supuestos sean intervenidas de forma clandestina, en condiciones peligrosas para la salud y bajo la tutela de mafias, en el extranjero o de forma hipócrita alegando, como en anteriores leyes, problemas psicológicos o de salud para poder conseguir entrar dentro de uno de los supuestos. “Con una reforma regresiva de la legislación las familias más perjudicadas serán las de menos recursos económicos, ya que son estos estratos sociales los que sufrirán las consecuencias de no poder interrumpir un embarazo no deseado de forma segura y legal”.

Por eso, consideran que sólo hay una forma de disminuir el número de abortos y es mezclando información, acceso a anticonceptivos y una mejora del nivel salarial de las mujeres.

Related Articles

Share

About Author

mastrodomenico

(0) Comentarios

Comments are closed.