Galicia — 13 junio 2013

Tensión en O Hórreo por el debate sobre la ley del aborto

Una quincena de mujeres fue expulsada del hemiciclo por protestar la modificación de la normativa lanzando confeti

Europa Press 12.06.2013 | 18:25

El debate de una proposición no de ley presentada conjuntamente por los grupos de la oposición, y durante el cual la diputada popular Julia Rodríguez defendió que hay “motivos suficientes” para modificar la actual ley de salud reproductiva, remató con la expulsión de una quincena de mujeres integrantes de una plataforma ciudadana –en la que están unas 50 entidades– que nació para pedir que no se modifique la normativa.

Ataviadas con camisetas violeta y con consignas de ‘Aborto libre y gratuito’, las mujeres lanzaron confetti en el hemiciclo gallego desde la tribuna de invitados para exigir que la actual normativa no se modifique como idea el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón. Las mujeres fueron desalojadas por los servicios de seguridad de la Cámara a petición de la presidenta del Parlamento, Pilar Rojo.

Tras abandonar el hemiciclo, momento en que una de las mujeres mantuvo un enfrentamiento con el jefe de Seguridad al que pidió que “no le tocase” (cuando le conducía a la puerta), salieron a su encuentro las diputadas que firmaron la proposición no de ley conjunta –Carmen Acuña (PSdeG), Eva Solla (AGE) y Carme Adán (BNG)– con las que se aplaudieron mutuamente por sus intervenciones.

Previamente, también los diputados de la oposición apoyaron con palmas la protesta desde las bancadas de estas mujeres mientras se solicitaba por parte de la presidenta que las mujeres abandonasen la tribuna y les recordaba que las protestas en el hemiciclo pueden ser constitutivas de delito. Los invitados a la tribuna tienen que firmar un papel conforme han leído las normas de comportamiento en la bancada de invitados y en las que se recuerdan estas mismas cuestiones.

“Es mejorable”

Para la diputada del PPdeG, la actual normativa “es mejorable” desde el punto de vista técnico y, “sin prejuicio” de la propuesta de reforma legislativa que pueda realizar el Gobierno central, los populares gallegos entienden que con la normativa de 2010 “existen motivos suficientes para modificarla y corregirla”.

Además, para apoyar su argumentación, y después de que la diputada de AGE Eva Solla apelase a la “libertad de voto” en las filas de los populares, Julia Rodríguez echó mano de las memorias del expresidente del Gobierno Alfonso Guerra para asegurar que sobre el hecho de que las menores de 16 años puedan abortar sin consentimiento de sus familias también hubo discrepancias en el PSOE.

“Nosotros decimos que hay que abordar (la reforma de la ley) con responsabilidad y prudencia”, ha sentenciado la diputada del PPdeG, quien comenzó su intervención “reiterando el compromiso” de los populares “con los derechos de las mujeres y el respeto a la decisión” de maternidad.

“Cruel y machismo”

Duras fueron las intervenciones de las diputadas de la oposición, que con camisetas reivindicativas (en el caso las parlamentarias de AGE y BNG) o con el violenta en sus prendas (como Carmen Acuña), escenificaron una férrea postura en contra de la reforma de la ley a través de un cambio penal, como planea el ministro Gallardón.

“Parece que Gallardón se siente Dios y quiere obligar a parir, nacer y dar en adopción… Esto se llama crueldad”, ha espetado Carmen Acuña, quien también ha calificado de “machismo” este debate porque, al igual que Eva Solla, ha puesto encima de la mesa la pregunta de si este derecho concerniese a los hombres también se estaría debatiendo.

“Para garantizar la igualdad y perseguir la violencia a las mujeres, paremos esta reforma”, ha demandado la diputada socialista, quien lamentó el “cinismo” de los populares por defender que una adolescente menor de 16 no puede abortar pero sí ser madre.

“Imponer la maternidad es la forma más cruel de sometimiento de la mujer”, ha incidido la diputada socialista, quien ha censurado que “sólo la Inquisición en la Edad Media y Gallardón se atrevieron a interponer los designios de Iglesia a los avances de la ciencia”.

“Es inhumano”

Las diputadas de la oposición también incidieron en que la reforma de la ley no va a impedir que haya abortos, sino que se volverá a la “clandestinidad”, como dijo Eva Solla, quien gráficamente describió situaciones de fórmulas de abortar “de forma insegura”. “Intoxicaciones, roturas de útero, hemorragias y la muerte. Esas son las consecuencias de los abortos inseguros”, ha advertido.

Así, la parlamentaria de AGE consideró que es “inhumano, asqueroso y triste” tener que debatir en el siglo XXI sobre el derecho al aborto y se preguntó si esta discusión se daría si de lo que se tratase es del “derecho de los hombres a masturbarse”. “`Cómo llega el absurdo del machismo a la política!”, ha exclamado la parlamentaria, quien ha asegurado que “obligar a parir es violencia machista e institucional y obligar a parir para dar en adopción como se hacía antes es maltrato psicológico, machista y capitalista”.

“Nosotras decidimos”, proclamó, en su turno, la diputada del BNG Carme Adán, tras asegurar que lo “único” que “justificaría” una reforma de la ley sería un “mayor compromiso de la sanidad pública”, ya que el 97 por ciento de los abortos se realizan en centros privados.

La parlamentaria nacionalista ha llamado a la “libertad” de elección, y ha afirmado que la única garantía es “nacer siendo deseado”, porque “si la maternidad no es libre, es impuesta”. La cuestión, dijo, es elegir entre “una ley de plazos o una ley en la que las mujeres tengan que volver a justificarse”.

Además, censuró que la diputada del PPdeG “desoyendo” a los organismos internacionales en esta materia, utilice en su argumentario las memorias de un socialista. “Lo que está en conflicto es la garantía de la vida, que no la garantizan con las políticas que están siguiendo”, ha reprobado, en referencia a “los recortes” y a la necesidad de incrementar “ayudas” y “plazas en escuelas infantiles”.

Related Articles

Share

About Author

(0) Comentarios

Comments are closed.