Italia

83162754En Italia la interrupción voluntaria del embarazo es legal y se encuentra regulada por la ley nº 194 del 22 de mayo de 1978, sometida a referéndum el 17 de mayo de 1981 (ver anexos). Dicha ley establece que la mujer puede abortar dentro del plazo de 90 días desde la concepción. Transcurrido dicho plazo, sólo es posible si existen graves motivos físicos o psíquicos, certificados por el médico con el eventual asesoramiento de otros especialistas. Las mujeres menores de dieciocho años necesitarán la autorización de ambos progenitores o del juez de menores para interrumpir un embarazo.

La ley establece igualmente la figura del consultor que, junto a los demás especialistas, ha de examinar con la mujer embarazada y con el padre del concebido, si ella lo consiente, las posibles soluciones a los problemas sociales, familiares o económicos que le originarían la interrupción el embarazo. La ley prevé asimismo que el Estado realice campañas para evitar el aborto, facilitando información sobre métodos anticonceptivos.

Régimen de la prestación

En relación al modo en que funciona la prestación, cabe señalar que ésta se efectúa en su caso sólo en centros públicos. En el caso de que no sea atendida en plazo, por falta de médicos no objetores o por otros motivos, en la práctica la mujer que persiste en su voluntad de interrumpir el embarazo podrá dirigirse a una clínica privada, siempre dentro de los plazos legales. En ningún caso se prevé la financiación por la Administración italiana (sea central o regional) del aborto legal realizado en clínicas privadas, por lo que la alternativa habitual pasa por abortar en el extranjero. La ley establece que la interrupción del embarazo ha de hacerse necesariamente, para que se encuentre dentro de los supuestos contenidos en la ley 194, por un facultativo del sistema sanitario público y en un centro público o concertado (art.8 ley 194).