Internacional — 15 enero 2014

 

Creen que va en contra del derecho de la mujer a decidir libremente sobre la maternidad

El grupo socialista europeo teme que otros gobiernos conservadores la imiten

 

Los principales grupos del Parlamento Europeo, a excepción delPartido Popular Europeo, han pedido hoy al Gobierno español que dé marcha atrás en su reforma de la Ley del Aborto por considerar que va en contra del derecho de la mujer a decidir libremente sobre la maternidad.

El debate formal en el pleno de la Eurocámara tendrá lugar mañana, pero los grupos con mayor representación parlamentaria ya han dejado claras sus posiciones ante esta controvertida norma impulsada por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, que ha levantado una fuerte controversia en Europa.

La diputada socialista Iratxe García ha criticado el “retroceso histórico” que esta norma supone en “la lucha que miles de mujeres llevan ejerciendo en la UE para garantizar la igualdad de género y el respeto de sus derechos”. El grupo socialista europeo (PES) ha sido el encargado de incluir este asunto en la agenda del pleno que esta semana se celebra en Estrasburgo.

Su líder, Hannes Swoboda, ha mostrado su preocupación por el hecho de que si esta ley se aprueba en España otros países donde gobiernan partidos conservadores podrían imitarla. “Me temo que si esto sigue adelante en España otros países podría percibirlo como un signo de aliento. Es un juego entre la derecha y la extrema derecha. Hay una campaña en Europa contra el aborto y el matrimonio de los homosexuales. Esta tendencia la tenemos que combatir desde el principio”, ha dicho en una rueda de prensa junto a su colega de filas española.

También el grupo de Liberales y Demócratas Europeos (Alde) ha mostrado su “fuerte rechazo” a la ley del aborto propuesta por el Partido Popular español al considerar que “restringe el derecho de la mujer a tener un aborto legal y seguro”. En representación de este grupo intervendrá la eurodiputada del PNV Izaskun Bilbaoquien ha adelantado que esta reforma “va contra la voluntad de la sociedad española, que espera que sus políticos resuelvan los problemas, no crear unos nuevos”.

En general, la mayoría de grupos europeos entienden que esta reforma legislativa “criminaliza el aborto” y pone en serio riesgo la salud de la mujer, en tanto que aquellas que tengan menos recursos financieros se verán obligadas a ser madres en contra de su voluntad o a someterse a prácticas de aborto ilegales. “Esta es una ley que también genera una discriminación económica”, ha añadido Iratxe García.

También se ha mostrado en contra de esta ley la presidenta delGrupo de Trabajo del Parlamento Europeo para la Salud y los Derechos SexualesSophie In’t Veld, eurodiputada holandesa del D66. “Las mujeres deben ser capaces de decidir libremente sobre sus derechos reproductivos”, ha dicho antes de afirmar que con esta norma “España está retrocediendo en el tiempo para aprobar una ley inaceptable en el siglo XXI”.

Quienes también harán público mañana su rechazo frontal a esta nueva ley del aborto es el grupo Los Verdes y Alianza Libre Europea, que en la UE cuenta con un eurodiputado español especialmente activo, como es Raul Romeva (ICV). En una comparecencia en Estrasburgo, este parlamentario ha pedido a la Eurocámara que envíe un mensaje claro al Gobierno de que está en contra de la ley que está a punto de tramitarse en el Congreso.

Romeva ha lamentado que España haya pasado de estar en la vanguardia “al retroceso”, y ha argumentado que no existen datos que justifiquen el cambio de marco legislativo porque en países con leyes más permisivas se han reducido los abortos. Ese mismo argumento ha sido defendido por Iratxe García para pedir con vehemencia al Gobierno que dé marcha atrás y mantenga la actual norma que regula el aborto en España.

Related Articles

Share

About Author

(0) Comentarios

Comments are closed.