Nacional Principal — 18 febrero 2012

EL EMBARAZO ADOLESCENTE ES UN PROBLEMA DE SALUD PÚBLICA, SOCIAL Y ECONÓMICO
La iniciación sexual de las adolescentes paraguayas está entre las más tempranas de América Latina y es casi en su totalidad premarital, según la Encuesta Nacional de Demografía y Salud Sexual y Reproductiva 2008, elaborada por el Centro Paraguayo de Estudios de Población. El 52% de las mujeres entre 15 a 19 años declara llevar una vida sexualmente activa.

El embarazo en adolescentes representa un problema de salud pública, señala la doctora Adriane Salinas Bomfim, Oficial de Salud Sexual y Reproductiva del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), pues las jóvenes tienen más posibilidad de perder la vida en el momento del parto.

En el año 2008, según fuentes oficiales, 18 adolescentes menores de 19 años perdieron la vida al dar a luz, lo que supone el 15 % de muertes maternas registradas ese año.

La doctora Salinas Bomfim recalca que es un problema social y económico. “Se ha constatado efectos negativos de la maternidad adolescente sobre el capital humano, pues muchas de las adolescentes interrumpen la escolaridad y la mayoría de ellas cuando se convierten en madres no vuelve al sistema educativo, lo que reduce las posibilidades que tendrán en el futuro para competir en el mercado laboral y acceder a empleos dignos y decentes”, indicó.

La prevención del embarazo precoz en adolescentes es un imperativo social, pues no solo contribuye a reducir la cantidad de muertes maternas y neonatales, sino a disminuir los índices de pobreza, y de esta manera construir una sociedad más igualitaria y equitativa para todas y todos.

“Lo ideal es prevenir los embarazos durante la adolescencia, pero en caso de que se presente, desde el Fondo de Población consideramos que tanto el personal de salud, como la familia deben brindar apoyo integral a la adolescente. La atención prenatal tiene que iniciarse antes del tercer mes de embarazo, a fin de reducir los riesgos de muerte materna y neonatal. Es importante, además, que la atención de la menor embarazada incluya un acompañamiento a fin de evitar la deserción escolar y/o laboral, y que contribuya a que pueda reconstruir un proyecto de vida para ella misma”, sostuvo la doctora Salinas Bomfin, a la vez de instar a las personas a tratar este tema, derribar tabúes y encararlo de manera abierta.

Del total de embarazos que ocurren en el país, aproximadamente el 20% corresponde a población adolescente. Según datos oficiales, en el año 2008 se registró 538 nacimientos de madres niñas entre 10 a 13 años y 20.191 nacimientos de madres adolescentes entre 14 a 19 años. Según la experta del UNFPA, es relevante seguir avanzando en la elaboración, implementación y monitoreo de las políticas públicas.

Related Articles

Share

About Author

(0) Comentarios

Comments are closed.