Asturias — 30 septiembre 2013

Una reivindicación feminista

28.09.2013 | 00:00

Por un aborto seguro

Hoy, 28 de septiembre, mientras celebramos el Día de Acción Global por un aborto legal, seguro y gratuito, vivimos bajo la amenaza del ministro de Justicia, Alberto Ruíz Gallardón, de retrotraernos a la legislación de hace treinta años.
Este sábado, organizaciones de 190 países unirán sus voces para exigir a los gobiernos que reconozcan el derecho a un aborto legal, seguro y gratuito.
Desde hace muchos años, la lucha feminista ha venido reivindicando y defendiendo estos derechos; derechos que han ido reconociéndose en diferentes Conferencias Internacionales y en la legislación de muchos países. En el caso de España, la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo, convive en nuestra sociedad con un apoyo de más del 82% de la ciudadanía.
Y ahora, en pleno siglo XXI, sigue siendo necesario continuar en la lucha. Y no sólo por aquellas mujeres que viven en países en vías de desarrollo, si no por nosotras también. Para no permitir que todo lo conseguido se pierda en el camino.
La Plataforma «Decidir nos hace libres» ha estimado que la contrarreforma de Gallardón podría dejar sin cobertura legal a unas 100.000 mujeres que quieren interrumpir su embarazo cada año. De consumarse ésta, España volvería a una situación más cercana a la del franquismo que a la del resto de Europa. Supondría que sólo unas pocas, las de mayor poder adquisitivo, se podrían pagar el viaje para abortar libre y legalmente en cualquier país de Europa, y el resto, abortarían igualmente, pero en condiciones de clandestinidad y con un grave riesgo para su salud, incluso la muerte. Como en el franquismo.
La penalización, lejos de bajar las tasas de aborto, genera inseguridad jurídica a las mujeres y a los y las profesionales de la sanidad. Si no obedece a una demanda social, ¿por qué reformarla ahora?
El contexto actual de la crisis está siendo una excusa para imponer reformas de carácter exclusivamente ideológico. El señor Gallardón ha emprendido una política de ataque a nuestros derechos sexuales y reproductivos, ha dicho amén a las exigencias de los obispos, y va a rematar la labor que inició su padre respecto al aborto. Porque quieren volver a tratar a la mujer como un ser carente de decisión y sometido a la tutela de terceros. Pretenden imponernos la maternidad y paralelamente, la ministra de Sanidad, Ana Mato, excluye a las mujeres solas y a las parejas de lesbianas de los programas de reproducción asistida en la sanidad pública.
En consecuencia, debemos defender la autonomía y la libre decisión de las mujeres, así como la defensa del derecho a la educación y a la salud sexual y el acceso a los métodos de anticoncepción como principales instrumentos para la prevención del aborto y la mejora de la salud sexual y reproductiva de toda la población, tal y como establece y garantiza la LO 2/2010.
Es por eso, que debemos adherirnos a la celebración del 28 de septiembre junto con las organizaciones de mujeres en la lucha para evitar la criminalización de la interrupción voluntaria del embarazo.
No vamos a aceptar ninguna normativa que nos haga retroceder 30 años respecto a los avances conseguidos por las mujeres y por la sociedad, porque señor Gallardón, recuerde que ningún ministro ni ningún obispo es quien para decirle a las mujeres qué hacer con su cuerpo o su maternidad. Nosotras decidimos.

 Henar Díaz Cañibano Secretaria de Igualdad PSOE Avilés

Related Articles

Share

About Author

(0) Comentarios

Comments are closed.