Pais-Valenciano — 01 febrero 2014

Valencia insta a a introducir “coherencia y serenidad” en el debate del aborto

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, heredera de la Alianza Popular, demostró este viernes más habilidad política que la regidora de Alicante, Sonia Castedo, ante la patata caliente que es pronunciarse en los plenos municipales sobre la futura reforma de la ley del aborto de Gallardón.

PSPV y EU defendieron que se retirara el polémico anteproyecto y el grupo popular la cortocircuitó con un texto alternativo. El vicealcalde de Valencia, Alfonso Grau, tildó la propuesta de la oposición de “antidemocrática y sectaria” por pedir la retirada del texto y no “su mejora y consenso”. Pero los populares evitaron una posible fractura interna al redactar una moción alternativa donde piden “coherencia y serenidad” en un debate tan delicado, que debe desarrollarse en las Cortes Generales [no en las corporaciones locales] “donde el Gobierno de Mariano Rajoy espera llegar al máximo de acuerdos posibles”.

Los tres grupos de la oposición se opusieron al texto alternativo de los populares. “Lo han hecho para evitar la votación a mano alzada y dejar en evidencia fracturas internas”, interpretó la edil socialista Anaïs Menguzzato.

En Alicante, la mayoría absoluta del PP hizo sucumbir la declaración institucional de los socialistas, a la que se adhirió EU, que reclamaba la retirada de la ley Gallardón. Ninguna de las siete concejales del PP presentes [la alcaldesa Sonia Castedo se perdió su primera sesión por gripe] votó a favor de la declaración, pese a tener “absoluta libertad de voto” como anunció la portavoz popular Marta García Romeu.

Esta concejal amonestó a la socialista María José Adsuar por querer polemizar sobre un tema que “está absolutamente fuera de competencia” y calificó de “utopía” la posibilidad de un consenso en esta materia. Tras la votación se oyeron entre el público ciudadano gritos de “Machistas”, “Fascistas” o “¡Llama al obispo!”.

El debate sobre la ley Gallardón ha provocado en los plenos municipales fugas en las filas del PP sobre la postura oficial del partido. Son ya una docena los municipios donde se han registrado deserciones. En el Ayuntamiento de Paterna, cuatro de los siete ediles del PP votaron esta semana a favor de una moción del PSPV contra la reforma de la ley. Los demás se abstuvieron.

En la localidad de Cullera, el grupo popular al completo reclamó la retirada del anteproyecto y la redacción de uno nuevo consensuado con el resto de fuerzas políticas. En Estivella se produjeron más fugas, al igual que en Faura, donde los populares se abstuvieron. En Quatretonda también se registraron fugas de votos en la bancada popular y en los municipios de Mislata y Almàssera, los grupos municipales del PP se abstuvieron, permitiendo que salieran adelante las mociones de la oposición contra la reforma que prepara el Ministerio de Justicia.

En Xàbia, Teulada y Gata, bien por el voto favorable a las mociones de la oposición, bien por las abstenciones, se impuso el rechazo al anteproyecto de reforma de la ley del aborto. Por último, en Oliva, los seis concejales del PP apoyaron la propuesta que exige la retirada del texto de Gallardón.

Related Articles

Share

About Author

Angeles

(0) Comentarios

Comments are closed.