Nacional — 07 marzo 2014

Unas 300 personas solicitan esa pena en el Obispado de Tenerife por interrumpir su embarazo o haber participado en la prestación

Quienes abortan o quienes colaboran en un aborto quedan automáticamente excomulgados. “Ipso facto”, recordó hace unas semanas el ex secretario general de la Conferencia Episcopal Española, Juan Antonio Martínez Camino. Y al calor del debate sobre la reforma de la ley del aborto, otros miembros de la cúpula de la Iglesia han repetido esta máxima durante los últimos días. Ahora, decenas de personas exigen que cumplan esa amenaza. Desean ser excomulgados. Y más allá: piden también que se les dé de baja de los registros eclesiásticos. La semana pasada, unas 300 personas lo reclamaron por escrito ante el Obispado de Tenerife. La acción, puesta en marcha por varias asociaciones de mujeres de Canarias para protestar contra el anteproyecto de ley del aborto, comienza a despuntar también en otras ciudades.

“Exigimos la excomunión ipso facto, como han dicho los obispos. Defendemos el derecho al aborto, luchamos para que sea accesible, colaboramos con ello y por tanto, como han dicho, quedamos excomulgadas”, incide Mari Carmen Bolaños, miembro del colectivo Harimaguada y una de las promotoras de la acción. Es lo que solicitan en los documentos entregados, redactados por una abogada que, según explica Bolaños, ha analizado el derecho Canónico. En los impresos citan la ley Canónica de 1398 y piden que se les aplique esa pena de excomunión por abortar, participar en esta prestación o “apoyar la libertad reproductiva y el aborto libre y gratuito”. “Si hacemos caso a las palabras de los obispos, que dicen que la mujer que ha interrumpido su embarazo y todo aquel que le haya ayudado o asistido –desde su marido a alguna amiga o sus médicos– queda excomulgado automáticamente estaríamos hablando de miles de personas”, apunta Bolaños, que pone como ejemplo que en 2012 unas 112.000 mujeres interrumpieron su embarazo en España.

Begoña Barras es una de las mujeres que presentaron la solicitud de excomunión –ellas son mayoría, pero también lo han pedido hombres–. Explica que en el documento piden que se les certifique de manera efectiva esa pena. “También queremos que nos notifiquen que nos han dado de baja en todos los registros de fieles, pero está claro que no les interesa. Su número desciende y no van a eliminar a tanta gente de un plumazo”, dice. Bolaños remarca que tras la entrega masiva, durante la que se celebró una pequeña representación teatral por el derecho al aborto, aguardan ahora una respuesta por escrito. “Si no la hay, solicitaremos una entrevista con el obispo. La sociedad reclama el derecho a una maternidad libremente decidida y que la Iglesia no interfiera en estas cuestiones, pero están totalmente alejados de la realidad social”, apunta.

No parece que vayan a tener esa respuesta. El Obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez, ha declarado ya que quienes cumplen esa circunstancia de haber colaborado en un aborto son excomulgados “automáticamente”. “No tienen que hacer ningún tipo de reclamación ni ningún trámite”, manifestó cuando se le preguntó por las reclamaciones. “Ellos son católicos y saben a lo que se atienen”, dijo también a la SER.

La recogida de solicitudes continúa en Tenerife y dentro de unos días harán otra entrega al Obispado. Además, otras organizaciones feministas de Madrid y Valencia han puesto en marcha una iniciativa similar y enviarán sus impresos a la Conferencia Episcopal.

Related Articles

Share

About Author

(0) Comentarios

Comments are closed.