Cabecera Nacional — 20 enero 2013

Un sencillo recorrido por once paneles explica, estos días, en el salón de plenos qué son los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, denuncia sus vulneraciones, y reivindica una vida sin violencia, a la integridad física y mental, una sexualidad plena y sin riesgos, y una maternidad voluntaria, libre y saludable.

La visita plantea cuáles son las barreras para el ejercicio de estos derechos y sugiere iniciativas en las que la población guipuzcoana puede implicarse con el fin de colaborar para que estos derechos sean una realidad para todas las personas.

Hasta el 27 de enero se puede visitar de lunes a domingo de 17 a 20 horas, y los sábados y domingos también de 12 a 14 horas. La muestra llega por iniciativa del servicio de igualdad que ha traído la propuesta divulgativa de Medicusmundi gipuzkoa ‘Derechos sexuales y reproductivos, los más humanos de los derechos’, que esta ONGD lleva mostrando en distintos municipios.

La exposición se realiza con el apoyo del Movimiento Manuela Ramos de Perú y está financiada por la Diputación Foral de Gipuzkoa. El objetivo es tan sencillo como sensibilizar a la población acerca de la situación de los derechos sexuales y reproductivos en el mundo. «La mujer es la protagonista partiendo de que la garantía y el ejercicio de dichos derechos por parte de ella suponen un elemento clave para el desarrollo de los países y para la equidad de género», apuntan los promotores.

Problema de salud pública

La falta de acceso estos derechos constituye un importante problema de salud pública, especialmente en los países empobrecidos.

Entre los datos aportados por los coloristas paneles destacan que alrededor de 530.000 mujeres fallecen en el mundo por causas relacionadas con la maternidad, de las que el 13% de los casos es por abortos realizados en malas condiciones. Los trabajos de campo del Fondo de Población de las Naciones Unidas reflejan también que el 18% de la carga global de enfermedades en el mundo está relacionada con problemas vinculados con la salud sexual y reproductiva, como el sida (cuyo 52% de personas afectadas son mujeres), o las ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual). Calculan que más de 200 millones de mujeres desearían espaciar o limitar su descendencia, pero no tienen acceso a servicios y métodos de planificación familiar, y que unas 2.400.000 mujeres y niñas son víctimas de explotación sexual.

Control del propio cuerpo

«En muchas regiones del mundo las mujeres no tienen control sobre su propio cuerpo, sus relaciones sexuales, su casamiento, el número de hijos, y otros aspectos que afectan a su libertad de decisión», recuerda la muestra, «eso determina que los periodos de gestación y crianza ocupen la mayor parte de sus vidas, reduciendo la posibilidad de iniciar o completar su educación, acceder a un empleo, o participar en otros espacios públicos, lo que supone un elemento clave para el desarrollo y la equidad de género».

Medicusmundi destaca que «la falta de equidad de género se presenta como una de las dos barreras principales para el ejercicio real de los derechos sexuales y reproductivos». La otra sería la falta de políticas integrales y normativas de obligado cumplimiento de estos derechos.

Related Articles

Share

About Author

mastrodomenico

(0) Comentarios

Comments are closed.