Los Anti-Elección — 15 febrero 2014

El PP va a tener que modificar y pulir muchas aristas del proyecto de ley del Aborto del ministro Alberto Ruiz-Gallardón en su tramitación parlamentaria. Porque, según muestra la encuesta del Instituto DYM que hoy publica El Confidencialla rechazan 7 de cada 10 de sus votantes y sólo un 20% de los mismos es favorable a que se reduzcan los supuestos para abortar, como propone el anteproyecto. Mariano Rajoy ya avanzó que habrá que discutir y consensuar un proyecto que no sólo tiene enfrente a muchos dirigentes del partido, sino a buena parte de su electorado.

El proyecto, defendido a capa y espada por el ministro Gallardón como una promesa electoral, puede acabar su tramitación y estar listo para su aprobación en plena precampaña de las trascendentales elecciones municipales y autonómicas de 2015, lo que acabaría siendo un elemento muy a tener en cuenta para inclinar el voto de los cientos de miles de indecisos que vaticinan las empresas metroscópicas. Y Rajoy se tienta la ropa: a ver si uno de los escasos compromisos electorales que no se han roto o se han incumplido va a acabar teniendo una incidencia negativa en el propio electorado que pueda empañar la venta de la recuperación económica, que será el principal lema de esa campaña para el PP.

Y es que, según la encuesta de DYM, realizada entre el 27 de enero y el 10 de febrero y sobre 1.165 entrevistas, sólo el 20% de las personas que votaron al PP en las pasadas generales están de acuerdo con “reducir supuestos para el aborto legal, en línea con lo que propone el Gobierno”. La gran mayoría de los electores del PP, un 43%, se inclinan por mantener la ley actual de plazos, mientras que un 27% de los mismos estarían incluso dispuestos a ampliar algún supuesto.

El rechazo a la ley de Gallardón crece, lógicamente, sí se incluye en la muestra a los votantes del resto de los partidos políticos. Entonces, casi la mitad de los mismos, un 47%, es partidario de mantener la ley actual sin modificarla; baja a un 9% los partidarios del proyecto del ministro y sube hasta un 36% el de quienes quieren ampliar los supuestos para legalizar los abortos.

En el caso del PSOE, el 57% de sus votantes es partidario de mantener la actual ley de Zapatero y Bibiana Aído y apenas un 3% está de acuerdo con lo que propone el ministro.

En el conjunto general de la sociedad, al margen de partidos, justo el 50% de las mujeres quiere que la ley no se toque; un 8% que se modifique en el sentido restrictivo que propone el proyecto Gallardón y un 36% prefiere ampliarla. Por edades, sólo en un segmento (el de 18 a 35 años) gana la opción de ampliar aún más los supuestos que la actual ley (48% frente al 42% que quiere que se mantenga como está), y en el resto de tramos el consenso es total: la mitad quiere que no se toque la ley actual.

Con este panorama, la tramitación del proyecto puede convertirse en un auténtico calvario para la ya muy cuestionada figura de Alberto Ruiz-Gallardón, que tiene su Ministerio de Justicia como un campo de minas por la cantidad de frentes abiertos: huelgas, CGPJ, Registro, asociaciones, tasas judiciales… En Génova y en Moncloa se siguen muy de cerca todos los sondeos sobre el aborto y más de un asesor áulico de Mariano Rajoy como Pedro Arriola, cuya esposa –Celia Villalobos– es una diputada claramente favorable al aborto, le insiste en la necesidad de, primero, parar el debate público entre dirigentes del PP (Feijóo, Monago, Aguirre, Sánchez-Camacho) y, segundo, de modificar sustancialmente el proyecto en las Cámaras. Rajoy, al que le irrita que sus colaboradores le creen problemas ‘evitables’, ya ha decidido ponerse de perfil, ha dado orden de ‘dormir’ el debate -por mucho que el PSOE y Elena Valenciano quieran aprovecharlo en el Congreso- y esperar que escampe.

Aunque el ministro insiste en que el proyecto “no se va a tocar” y que no es “suyo, sino de todo el PP”, fuentes del partido y del Gobierno aseguran que, si se tramita tras los pertinentes informes consultivos, lo que salga “no tendrá nada que ver con lo que ha parido el Ministerio”. Y a Gallardón, entonces, le quedarán muy pocos alternativas para seguir en su puesto.

 

Publicado en el Confidencial.

Related Articles

Share

About Author

Mramiros

(0) Comentarios

Comments are closed.