Internacional — 18 febrero 2013

La noticia de que el aborto se había legalizado llegó a su pueblo como a cualquier otro punto del país. A pesar de vivir en el interior profundo, a 160 kilómetros de la ciudad de Salto y a cuatro horas en ómnibus por caminos de tierra, Ana (no es su nombre verdadero) se enteró de que podría interrumpir su incipiente embarazo. A los allegados les explicó que ya tenía varios hijos y que no podía mantener otro. Averiguó en la policlínica local cómo debía proceder. Viajó a la capital del departamento en una de las tres frecuencias semanales que ofrece la empresa de transporte de la zona y comenzó la peripecia.

Ana fue una de las primeras en Salto en pedir que se le realizara un aborto. Fue a mediados de diciembre, cuando la ley llevaba implementada apenas unos días y las instituciones recién se empezaban a desayunar con la idea de que ninguno de los 12 ginecólogos aceptaría realizar abortos allí. Todos los especialistas de ASSE (donde Ana se atiende) y los de la mutualista Centro Médico se habían acogido a la objeción de conciencia prevista en la ley.

En el hospital le consiguieron una lugar donde dormir y corrieron con los gastos. “Las enfermeras estuvieron atentas a lo que necesitara, nunca la dejaron sola”, contó a El Observador el coordinador departamental del Movimiento Nacional de Usuarios de Salud Pública y Privada, José Reyes. Pasó allí los cinco días que la ley establece para que las mujeres piensen si están seguras de abortar. Al cabo del plazo, y tras confirmar su decisión, Ana retiró en el hospital sus pasajes y emprendió su segundo viaje, esta vez a Montevideo. Solo le faltaba que alguien le recetara el misoprostol, pero debió trasladarse 600 kilómetros y estar un día entero en el hospital Pereira Rossell para conseguir ese papel. Esa misma noche se volvió a Salto con el fármaco, y luego esperó hasta conseguir un ómnibus que la llevara de regreso a su pueblo.

El caso de Ana es uno de los 10 que hasta ahora se debió resolver en Salto, el único departamento con 100% de objeción de conciencia. La solución que encontró ASSE fue derivar a las pacientes al Pereira Rossell. Aunque se han hecho gestiones con el hospital de Paysandú, allí hay solo una ginecóloga que prescribe medicación abortiva (ver nota aparte) y “hay que ver si esa médica está dispuesto a absorber más demanda o si está sobrecargada”, dijeron fuentes del hospital de Salto.

En el Centro Médico, en cambio, lograron un convenio con la mutualista Gremeda de Artigas. En vez de 600 kilómetros hay que viajar 200 kilómetros. En realidad, los casos podrían derivarse a cualquier mutualista de la Federación Médica del Interior (FEMI) que tuviera médicos para resolver los casos, explicó a El Observador el director técnico de la institución, Richard Boucq. Sin embargo, en enero se enfrentaron a que ninguna mutualista cercana podía atender la consulta de una mujer debido a las licencias del personal. A pesar de la distancia, Boucq resolvió que “lo más fácil” era derivarla a Montevideo. “Por las frecuencias de ómnibus a veces nos queda más fácil coordinar con alguna mutualista de Montevideo que con mutualistas de Rivera o Tacuarembó, que quedan trasmano de Salto”, argumentó el dirigente de la institución.

Pero lo que debía ser un viaje de ida y vuelta en un día se volvió una odisea. En la mutualista de la capital le dijeron que el formulario obligatorio para solicitar la interrupción del embarazo había sido mal completado y que debía volver a su institución de origen en Salto. “Fue un problema nuestro, y en el Ministerio de Salud Pública (MSP) son muy estrictos con los formularios”, señaló Boucq.

La mujer volvió a su ciudad, allí le completaron bien el documento y luego de un par de días se subió a un ómnibus nuevamente. La mutualista pagó los cuatro viajes (en total unos 2.400 kilómetros) y ella no se quejó de la atención a pesar de que quedó, según el dirigente del Centro Médico, “un tanto molesta” por el tiempo que llevó acceder al servicio.

Leer más: http://www.elobservador.com.uy/noticia/243767/la-mujer-que-viajo-2400-kilometros-para-hacerse-un-aborto-legal/

Related Articles

Share

About Author

mastrodomenico

(0) Comentarios

Comments are closed.